¿Revisas los guantes dieléctricos de tus operarios?

Los operarios que están en contacto con material eléctrico corren el peligro de sufrir descargas. Por ello es de vital importancia que dispongan de los equipos de protección individual correspondientes. Los guantes dieléctricos son un elemento muy importante en este equipo y en la seguridad del operario: en este artículo veremos sus principales características, así como los usos más comunes.

 

Características de los guantes dieléctricos

Como decíamos en la introducción, los guantes dieléctricos son un elemento indispensable para el operario que trabaja con cualquier tipo de material eléctrico. Esta parte del equipo de protección individual (EPI) es la encargada de proteger al usuario de descargas eléctricas.

Los guantes dieléctricos suelen fabricarse en látex o goma y pueden categorizarse según la tensión máxima que soportan o protegen:

  • Clase 00: tensión máxima de 500 voltios
  • Clase 0: máx. 1.000 voltios
  • Clase 1: máx. 7.500 voltios
  • Clase 2: máx. 17.000 voltios
  • Clase 3: máx. 26.500 voltios
  • Clase 4: máx. 36.00 voltios

Teniendo esto en cuenta, es importante valorar ciertos aspectos antes de elegir el tipo de guante dieléctrico adecuado para el trabajo a realizar:

  • ¿Qué tensión máxima debe soportar el guante? Ante esta pregunta responderemos con la clase del punto anterior según el tipo de voltaje con el que trabaja el operario.
  • ¿Cuál es la tensión nominal de la instalación? Deberemos saber si la instalación eléctrica es de tensión continua, monofásica o polifásica.
  • ¿Qué talla necesitan los operarios? Es importante que el guante se ajuste correctamente a la talla correspondiente para que el usuario trabaje sin molestias.
  • ¿Se necesita algún otro guante complementario? Normalmente, estos guantes no se utilizan de manera única, sino que se combinan con otros que protejan las manos del operario. Pueden colocarse debajo de otros de cuero o protectores de golpes o cortes, ignífugos, aislantes…

 

Guante dieléctrico: usos e información relevante

Hay cierta información importante relacionada con el uso de los guantes dieléctricos. Veamos los puntos más relevantes:

Revisión del operario y revisiones técnicas periódicas

Es importante revisar los guantes antes de hacer uso de ellos. Podemos hacerlo con una prueba de estanqueidad, ya sea de manera manual o con el empleo de un comprobador específico para ello.

No obstante, los guantes dieléctricos requieren de una revisión más exhaustiva dependiendo de la clase a la que pertenezcan:

  • Todos los guantes, sea de la clase que sean, deben revisarse en periodos de 30-90 días.
  • Clase 1,2,3 y 4: aunque sean nuevos, debe realizarse una revisión de máximo 6 meses. Esta revisión constará de una inspección visual, de estanqueidad, así como de un ensayo dieléctrico tal y como indica la normativa UNE EN 60903.
  • Clases 0 y 00: estos guantes, al soportar menor voltaje, pueden considerarse revisados si se realiza una inspección visual y de estanqueidad.

Almacenamiento

El fabricante será el que indique las condiciones óptimas para el almacenamiento de los guantes. Esta información la encontrarás en el embalaje original, que debe contener la siguiente información:

  • Nombre o marca del fabricante
  • Clase (00, 0, 1, 2, 3, 4)
  • Talla
  • Longitud
  • Tipo de borde de los guantes

Es importante que dicho almacenamiento no tenga una temperatura superior a los 21ºC ni inferior a los 10ºC.

Ahora que conoces más detalles acerca de los guantes dieléctricos, cuéntanos cuál es la clase que debes usar en tu caso. Y recuerda, si tienes dudas tu proveedor de material puede ayudarte con la elección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *