¿Sabrías escoger el arnés anticaída correcto para trabajar en altura?

 

El arnés anticaída es un dispositivo de prensión del cuerpo, destinado a parar las caídas y que puede estar constituido por bandas, elementos de ajuste, hebillas y otros elementos, dispuestos y ajustados de forma adecuada sobre el cuerpo de una persona, para sujetarla tanto durante una caída como después de la parada, que debe ser también segura.

Para considerar una caída segura, la distancia vertical recorrida por el cuerpo a consecuencia de la caída debe ser la mínima posible, de modo que el frenado de la caída no dañe al trabajador y pueda mantenerse en suspensión hasta la llegada de ayuda.

La importancia de escoger el arnés anticaída adecuado en cada caso

Contamos con una variada gama de equipos de diferentes clases  en el mercado, sin embargo ninguno de estos equipos garantiza, por sí solo, la protección eficaz contra una caída de altura. Cada uno de estos tipos está diseñado para proporcionar unas prestaciones ya que contarán con sus respectivas limitaciones por lo que solamente se garantiza la parada segura de la caída cuando se utilizan aquellos conjuntos formados por equipos conectados entre sí de forma compatible.

Ese conjunto de equipos compatibles entre sí se les llama sistema anticaídas y cada uno de los equipos que lo forman es un componente de dicho sistema, nos referimos a los arneses anticaídas, los dispositivos anticaídas retráctiles y los conectores.

Cada componente está formado, a su vez, por diferentes partes constituyentes a las que se les denomina elementos como los cables, cuerdas y bandas, los elementos de enganche, los elementos de ajuste y cierre, los reguladores de longitud, los lastres y los tensores.

Elementos principales del arnés anticaída

  • Cintas textiles, destinadas a sostener el cuerpo del usuario una vez que éste ha sufrido una caída.
  • Elementos de enganche que conectan los componentes o subsistemas.
  • Elementos de ajuste, que permiten adaptar la longitud de dichas bandas al usuario.
  • Trabillas, para llevar material colgado, por ejemplo.

El diseño de los arneses, por lo tanto, debe evitar que el trabajador sufra una fuerza de choque que le produzca lesiones graves. Basándose en estos estudios, la norma UNE-EN 361 exige estos dos requisitos:

  • El arnés debe tener bandas o un elemento similar en la región pelviana y por encima de los hombros (tirantes) para que el trabajador, en caso de caída, quede en posición semisentada, con un ángulo formado por el eje longitudinal de su plano dorsal y la vertical de 50º como máximo.
  • Que los puntos donde se engancha el arnés al sistema de conexión anticaídas (elementos de enganche) estén situados por encima del centro de masas del cuerpo.

Cumpliendo estos dos requisitos se consigue, además, que la fuerza de frenado sea lo suficientemente paralela a la columna vertebral. Si sólo se cumpliera una de las dos exigencias no se conseguiría el fin perseguido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *