Calzado de protección: ¿Cuál elegir?

calzado de protección

¿Sabes cuál es el uso correcto que se debe hacer del calzado de protección? El RD 773/97 lo incluye dentro de los equipos de protección individual, que define como “cualquier equipo destinado a ser llevado o sujetado por el trabajador para que le proteja de uno o varios riesgos que puedan amenazar su seguridad o su salud en el trabajo, así como cualquier complemento o accesorio destinado a tal fin”. De hecho, en su anexo I se ofrece una lista indicativa de los equipos de protección individual, y los clasifica teniendo en cuenta la parte del cuerpo que protegen. ¿Quieres saber más sobre este elemento indispensable?

 

El calzado de protección, indispensable en tu trabajo

Cada año se producen más de 100.000 accidentes de trabajo con lesiones en los pies. La prevención es necesaria para la salud de los trabajadores, pero también para los empresarios, que evitan así las pérdidas que produce el absentismo laboral por estos accidentes de trabajo.

Si no se usa calzado de protección adecuado para cada actividad se puede producir una lesión que incluso puede llegar a ser grave. ¿Quieres saber más sobre estas lesiones?

 

Accidentes de trabajo más habituales

  • Golpes o impactos: este tipo de accidentes son muy habituales y se producen por caídas de herramientas, útiles de trabajo, materiales diversos, etc…
  • Aprisionamiento por rodamientos: En sitios donde se desplaza cualquier mecanismo de transporte de personas y/o materiales.
  • Pinchazos/perforaciones: Es un accidente común en lugares en los que exista riesgo de sufrir lesiones por punción, como consecuencia de la perforación de la suela por clavos, virutas, vidrios rotos, astillas, etc…
  • Quemaduras: Pueden darse por el trabajo con sustancias a altas temperaturas (metales en fundición, plásticos, líquidos) o bien por quemaduras químicas dado el trabajo con sustancias peligrosas.
  • Electrocución: Se produce por el paso de la corriente eléctrica en cualquier parte del cuerpo. En los pies se produce la descarga a tierra.

 

La clasificación de los riesgos

Los EPI de pies y piernas protegen de riesgos que se pueden clasificar en tres grupos:

  • Daños sufridos en el pie, causados por acciones exteriores.
  • Daños sobre las personas causados por acción directa sobre el pie.
  • Daños causados por el equipo.

La prevención es prioritaria para la salud de los trabajadores, pero también para la empresa, por eso el calzado de protección tiene que adaptarse a la normativa vigente.

 

¿Cómo protege el calzado de protección?

Lo hace por las características de los materiales empleados y por sus elementos de fabricación, que incorporan ciertos elementos destinados a proteger de riesgos concretos. Además, también influye mucho el diseño, porque la parte de la pierna que queda protegida va a depender de la altura de la caña.

 

Tipos de calzado de protección

  • Calzado de seguridad: Fabricado en cuero y otros materiales, pero se excluye el caucho o el polimérico.
  • Calzado de protección: Este calzado es todo de caucho o todo polimérico, y aquí entran los calzado vulcanizados o moldeados.
  • Calzado de trabajo: En general, es el que menos protege.

Para elegir uno u otro hay que tener en cuenta diferentes factores, como el puesto de trabajo, aspectos ergonómicos y la durabilidad, para que cumplan su función el mayor tiempo posible y no tenga que ser reemplazado de forma habitual.

¿Qué calzado de protección usas tú? ¿Es adecuado a tu puesto de trabajo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *