Gafas de seguridad graduadas, ¿para qué pueden resultar indispensables?

gafas de seguridad graduadas

Ya sabes que utilizar equipos de protección individual es fundamental en trabajos en los que puede haber un riesgo para la salud del trabajador. Estos EPI están regulados por normativas europeas, y unos de los más utilizados son los que protegen los ojos y la cara frente a impactos de diferente intensidad, radiaciones de más de 0,1 nm, metales fundidos y sólidos, gotas, salpicaduras, polvo, gases, posibles cortocircuitos o una combinación de alguno de estos riesgos. Hoy queremos hablarte de las gafas de seguridad graduadasque se usan en el trabajo, y que tienen que estar certificados por la normativa europea, igual que otros EPI.

¿Cómo elegir unas buenas gafas de seguridad graduadas?

Vamos a darte algunos consejos para elegir las mejores gafas de seguridad graduadas, que cumplan su función a la perfección y que además te duren mucho tiempo:

  • Si las vas a usar para impactos de partículas sólidas o salpicaduras de líquidos, podrás usar cualquiera de las más conocidas, como gafas, pantallas o protectores integrales, siempre y cuando tengan las prestaciones adecuadas frente a los riesgos a los que se va a enfrentar el trabajador.
  • Ten en cuenta que las gafas no solo protegen los ojos, sino también algunas partes de la cara, así que escoge las que mejor cumplan esta función. Estos son algunos de los criterios que deberías seguir para elegir un protector visual:
    • Algunos tienen prestaciones adecuadas a los riesgos, así que debes pasar por un proceso de apreciación de estas características para saber cuáles las cumplen y cuáles no.
    • Elige los modelos en base a este análisis previo que has hecho y a las necesidades propias de tu empresa.

¿Por qué elegir gafas de seguridad graduadas?

Las gafas de seguridad graduadas son equipos llamados de uso dual, es decir, que se pueden usar tanto como producto sanitario como como equipo de protección individual. Por tanto, se rigen por la Directiva 93/42/CEE (RD 1591/1999), que corresponde a los productos sanitarios en lo que se refiere a las características que hay que tener en cuenta para una correcta visión del usuario. Por otra parte, también se rigen por la Directiva 89/686/CEE (RD 1407/1992), que se refiere a los equipos de protección individual para aquellas características de protección que tiene la propia gafa.

Por eso, cuando un trabajador que tenga una necesidad de corrección óptica tenga que usar una gafa de protección, se le puede ofrecer gafas de seguridad graduadas, así podrá conservar intacto su campo de visión.

Si no cuentas con gafas de seguridad graduadas, también existen otros protectores que se pueden usar con gafas graduadas normales, como las pantallas faciales o algunas monturas integrales.

Como empresario, solo debes suministrar gafas de protección graduadas si alguno de los trabajadores no puede usar otro tipo de gafas, porque tiene un déficit de visión o las suyas no son compatibles con elementos de protección aislados. ¿Estás en alguno de estos casos? ¿Sabes ahora cómo elegir las mejores gafas de seguridad graduadas? No te olvides de que deben cumplir la normativa y corregir todos los riesgos a los que se exponen los trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *