Guantes de trabajo: todo lo que debes saber

guantes trabajo

Sin ninguna duda las manos son la herramienta más preciada y por eso debemos cuidarlas y protegerlas. Un operario que esté en contacto con algún material peligroso, expuesto a posibles cortes o quemaduras… debe mantener sus manos y sus brazos bien protegidos. Además, la empresa tiene ciertas obligaciones legales al respecto. ¿Quieres saber más sobre guantes trabajo? En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber.

Guantes trabajo: ley y normativa

Las empresas tienen la obligación de realizar controles de seguridad y a evaluar los riesgos a los que están expuestos los operarios, según la Ley de Protección de Riesgos Laborales (Ley 31/95). Esta evaluación revelará si es necesario que los empleados protejan sus manos y sus brazos ante posibles peligros.

Y es que, según el tipo de trabajo, el operario puede estar expuesto a muchos tipos de riesgos que pueden dañar sus manos y/o brazos:

  • contacto con sustancias peligrosas o químicas
  • riesgo por quemaduras y abrasiones
  • peligro por cortes o pinchazos
  • riesgo de golpes, contusiones, fracturas, amputaciones…

Estos y otros riesgos son fácilmente solventables gracias a los adecuados guantes trabajo. En la actualidad el mercado ofrece una gran variedad de guantes trabajo, según materiales, colores, diseño… La clave es el material de fabricación: puede ser textil, de cuero, metálico, de loneta, de goma aislante, resistente a productos químicos…

Es importante reconocer el adecuado para cada tipo de riesgo al que está expuesto el operario: tu proveedor de material puede ayudarte con esto si tienes dudas.

¿Cómo saber que el guante de trabajo es homologado?

El mercado es tan grande que en ocasiones podemos encontrar guantes trabajo en tiendas que no se dedican expresamente a la seguridad del trabajador, por lo que puede ser que no sean homologados. Para que compres los guantes de trabajo homologados aquí te dejamos las características que debe tener el guante que garantiza que sean los adecuados. Y es que según las normativas europeas, los guantes deben llevar un marcado especial:

  • Fabricante: debe ser fácil identificar qué empresa ha fabricado el guante. El artículo debe tener una marca o nombre que lo identifique.
  • Denominación: existen muchos tipos de guantes. Es imprescindible que en el empaquetado veas cuál es su denominación.
  • Caducidad: hay guantes de trabajo que debido a su material de fabricación o al peligro con el que estarán en contacto que tienen fecha de caducidad. Si es el caso, el embalaje debe advertir esta fecha.
  • Según la ley de protección de riesgos laborales, el guante deberá llevar el marcado CE que corresponda.
  • Categoría: pueden ser de categoría I, II o III. Esta categorización indica el responsable del control de producción de la fabricación del guante.
  • Talla
  • Riesgo: el guante debe advertir cuál es su nivel de protección.

Ahora ya conoces todo la información necesaria que debes saber antes de elegir tus guantes trabajo. ¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Te ha parecido de utilidad saber qué aspectos tener en cuenta a nivel legal?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *