5 Consejos para el Mejor Uso de tus Herramientas Manuales

5 Consejos para el Mejor Uso de tus Herramientas Manuales

El uso de las herramientas manuales se remonta a la prehistoria y, mirando al futuro, parece que la automatización desplaza en cierta manera el uso de algunas de las herramientas manuales más usadas. No obstante, es innegable la cantidad de herramientas que utilizamos en nuestro día a día: destornillador, martillo, llave, lima, hacha, cuchillo, punzón, alicates… En este artículo queremos aportar una serie de consejos para el buen uso de herramientas manuales.

 

 

Consejos para el buen uso de herramientas manuales:

Las herramientas manuales se usan constantemente pero no por ello son más seguras y pueden existir ciertos riesgos durante su manejo:

  • Microtraumatismos repetidos, como por ejemplo al usar el martillo
  • Cortes o golpes ocasionados por la propia herramienta
  • Quemaduras y lesiones oculares, como por ejemplo con el uso de soldadores
  • Roturas y esguinces en articulaciones
  • Golpes sobre el usuario u otros compañeros

Para que te sea más sencillo evitar éstos y otros daños hemos preparado una lista de consejos para el buen uso de herramientas manuales:

 

1. Elegir siempre la herramienta adecuada para cada tarea

Un operario profesional y con experiencia sabe perfectamente cuál es la herramienta que debe usar en cada ocasión. No obstante, ante una tarea nueva o con un compañero que acaba de incorporarse puede que nos encontremos ante la situación de usar una herramienta para un cometido para el que no está hecha, como por ejemplo:

  • Usar alicates o llaves para golpear
  • Emplear tenazas o destornilladores como palanca
  • Usar tenazas o alicates a modo de destornillador

Tomaremos las mismas precauciones a la hora de elegir el tamaño de la herramienta.

 

2. Comprobar que las herramientas se encuentran en buen estado

Hay algunas comprobaciones básicas, sencillas y realizables con un simple vistazo que pueden evitar accidentes:

  • Mango: comprobar que no están astillados, rotos o deteriorados, así como bien fijados a la propia herramienta, como podría ser un martillo, una sierra…
  • Boca: bocas, brazos, mandíbulas… ¿están sin deformar? Para su uso correcto y seguro es importante que no haya deformaciones o alteraciones de ningún tipo.
  • Dientes: principalmente, en sierras o limas. ¿Se encuentran en buen estado?
  • Afilado: en caso de herramientas de corte, ¿están correctamente afiladas?

 

3. Formación de los operarios

Puede que los operarios tengan una larga experiencia, o puede que sean jóvenes que acaban de terminar sus estudios. Sea cual sea el caso, es muy importante que la plantilla reciba una correcta formación acerca del trabajo a realizar y de las herramientas más adecuadas para cada tarea.

Una buena formación, además de mantener a la plantilla segura, ayuda a crear un equipo productivo que es capaz de alcanzar los objetivos de manera positiva. Los mandos intermedios pueden ser unos buenos maestros.

Con esta formación los operarios pueden conocer y aplicar aspectos como el uso correcto de máscaras, caretas, pantallas… para evitar impactos peligrosos en el rostro, ojos, cuello…. O el hecho de prestar atención en cuanto a no acercar herramientas a maquinaria en funcionamiento.

4. Mantenimiento de las herramientas manuales

Un correcto mantenimiento de las herramientas es de vital importancia:

      • Revisiones periódicas comprobando el correcto estado de las herramientas manuales y maquinaria por parte de personal especializado
      • Realizar las reparaciones necesarias para un correcto uso de las herramientas
      • Renovación de las herramientas si éstas están deterioradas

No obstante, en ocasiones se intentan realizar reparaciones que acaban siendo parches más peligrosos. Si una herramienta no puede repararse es mejor desecharla y adquirir una nueva.

5. Almacenamiento y transporte de las herramientas

Un correcto almacenamiento y transporte puede evitar la necesidad de comprar herramientas nuevas o realizar reparaciones peligrosas:

      • Utiliza bolsas, cajas o cinturones especialmente dedicados al transporte de herramientas
      • Guarda cada herramienta en su lugar una vez limpia
      • Colócalas en lugares donde no molesten mientras los operarios se encuentran trabajando

¿Qué te han parecido estos consejos? Esperamos que esta lista te haya resultado interesante. Y si necesitas ayuda, ya sabes dónde encontrarnos.

 

Fuente: Bextok

 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *