Todo lo que debes saber sobre una amoladora radial

amoladora radial

La amoladora es una de las herramientas más versátiles de todas las que podemos encontrar para trabajos tanto profesionales como de bricolaje. Dicha versatilidad se centra principalmente en el intercambio de discos que permiten que puedas realizar distintos trabajos con una misma herramienta. En el post de hoy queremos que conozcas todos los detalles de la amoladora radial para que tengas clara su elección en el momento de la compra.

Amoladora radial: características principales

La amoladora radial es una herramienta eléctrica que tiene como característica principal el uso de distintos discos con diferentes finalidades. Este hecho otorga a la máquina una gran versatilidad.

Tipos de amoladora radial

En el mercado puedes encontrar dos tipos de amoladoras:

  • Mini-amoladora: este tipo de amoladoras usan discos de entre 115 y 125 milímetros y tienen una potencia máxima de 800W. Si necesitas realizar un trabajo en alguna superficie pequeña o realizar cortes en perfiles, pulir zonas pequeñas… esta es tu amoladora.
  • Amoladora grande: estas amoladoras tienen potencias más altas, llegando a los 2600W y sus discos son de hasta 230 milímetros. Se suelen usar en trabajos profesionales y otorga cortes más limpios y precisos.

Accesorios para la amoladora

Veamos el listado de accesorios con los que puedes perfeccionar el uso de la amoladora:

  • Discos: te permiten cortar prácticamente cualquier material como madera, hierro, cerámica… En algunos talleres encontrarás también sierras circulares.
  • Cepillos: con ellos podrás pulir o limpiar superficies metálicas.
  • Cepillos de metal: perfectos para decapar.
  • Discos de lija: si necesitas preparar superficies o realizar pulidos ligeros, necesitarás un disco de lija.

Prevención y riesgos en el uso de la amoladora radial y de la amoladora de batería

Estamos ante una máquina muy versátil, tanto en lo que se refiere a los trabajos que te permite realizar (corte, pulido, ranurado, lijado…) como en cuanto a los materiales con los que se mantiene contacto durante su uso (piedra, madera, cemento, productos metálicos…).

Todos estos elementos hacen que tanto la amoladora radial eléctrica como la amoladora de batería sean herramientas peligrosas para el operario. Algunos de los peligros a los que se enfrenta el trabajador que emplea la amoladora son los siguientes:

  • Riesgos eléctricos
  • Caídas debido a la fuerza o algún movimiento brusco de la propia máquina
  • Cortes directos
  • Quemaduras
  • Inhalación de polvo u otros residuos
  • Altos niveles de ruido que pueden perjudicar los oídos

Teniendo en cuenta estos peligros, es importante que el operario y la organización conozcan las principales acciones de prevención:

  • Correcta elección de la máquina, complementos, discos… según el trabajo a realizar
  • No apurar la máquina
  • Montar correctamente la muela o disco
  • Formar correctamente al operario para un buen uso de la máquina
  • No sobrepasar la potencia permitida durante su uso
  • No sobrecargar la máquina forzándola
  • Utilizar la amoladora en lugares seguros y sin posturas extrañas
  • Proteger al operario con el equipo de protección individual (EPI) adecuado: gafas, protección de los oídos, mascarillas antipolvo, guantes de trabajo…

Esperamos que esta guía te haya ayudado a saber todo lo necesario acerca de la amoladora radial. ¡Cuéntanos! ¿Qué trabajos sueles realizar con ella? A nuestra comunidad le gustará leer tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *