Con los Guantes de Protección, ¿es suficiente?

Con los Guantes de Protección, ¿es suficiente?

¿Sabías que los trastornos de la piel es uno de los problemas más frecuentes de salud relacionado con el trabajo?

Las manos de los trabajadores a menudo experimentan enrojecimiento, irritación o grietas, todos síntomas de una enfermedad de la piel.
Los guantes, son un EPI (equipo de protección individual) que se usa para proteger a los trabajadores de la exposición a sustancias químicas peligrosas, microorganismos dañinos y cortes.
Sin embargo, el hecho de no asegurarse de que los guantes estén en buenas condiciones o de cambiarlos con la frecuencia adecuada también puede ser perjudicial para la piel.

 

 

Al tomar las medidas preventivas adecuadas para minimizar el contacto con agentes dañinos y adoptar un régimen de seguridad de la piel adecuado, se puede reducir el riesgo de dermatitis laboral. No es suficiente con proporcionar a los trabajadores guantes de protección. El cuidado de la piel es esencial para mantener la piel sana y reducir el riesgo de enfermedades de la piel en el trabajo.

 

El uso de guantes es una de las mejores medidas para prevenir la exposición a sustancias peligrosas. Pero no se deben usar más de lo necesario. Si tus trabajadores usan guantes con frecuencia y durante largos períodos de tiempo, es probable que descubran cómo el uso de guantes puede cambiar su piel. La piel a menudo se vuelve arrugada, suave y seca. Además, la humedad en el guante puede albergar bacterias. Algunas personas experimentan infecciones por hongos similares al pie de atleta en las manos cuando usan guantes por períodos de tiempo prolongados.

 

 

Cuida tu piel

Es mucho más fácil prevenir la dermatitis que curarla. Es conveniente que tengamos un enfoque de cuidado de la piel integrado para protegerla, limpiarla y acondicionarla. Esto se logra con la rutina diaria de usar productos esenciales para el cuidado de la piel, que consisten en:
• Se aplican cremas protectoras antes de trabajar para reducir el contacto con los contaminantes y los rayos ultravioleta, y para facilitar y agilizar la limpieza.
• Usar limpiadores de manos adecuados tan pronto como sea posible después de que las manos se contaminen durante el trabajo.
• El uso de cremas reparadoras después de trabajar para humectar, nutrir o acondicionar la piel estresada por el trabajo.

 

El cuidado de la piel protege las manos de los trabajadores.Cuando no se usan cremas, la piel se puede secar, agrietar y eso no es saludable, porque aumenta el riesgo de enfermedades de la piel. Las cremas también pueden ayudar a facilitar la limpieza de la piel. Las cremas protectoras están especialmente formuladas para dejar una capa protectora en la superficie de la piel.

¡Nuestras manos son las herramientas más importantes que tenemos, cuídalas!

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *