Mazo de goma: características a tener en cuenta en su elección

mazo de goma

El mazo de goma es una de las herramientas más usadas en el mundo de la albañilería y la construcción. Su uso está más que extendido y es que se trata de una herramienta básica en estos sectores. En el post de hoy veremos sus características principales así como los riesgos de su uso y cómo evitar daños en su utilización.

Usos del mazo de goma

El mazo de goma se podría categorizar como un tipo de martillo. No obstante, a diferencia de los martillos habituales, el mazo tiene mango de madera pero cabeza no férrica, es decir, de goma o de plástico. Estos materiales más blandos permiten percutar sin deteriorar la pieza en la que se está trabajando.

En trabajos de construcción o albañilería, el mazo de goma es imprescindible en tareas como colocar azulejos o lozas, por ejemplo. El mazo es la herramienta perfecta para dar un golpe preciso para ajustar la pieza o nivelarla.

Precauciones de uso: ¿cómo evitar daños?

Es común que los operarios sufran daños debido a un uso incorrecto del mazo de goma. Y es que la propia postura puede ser peligrosa.

Posturas

La postura del operario a la hora de usar el mazo de goma suele ser en cuclillas o de rodillas. Es una posición no muy cómoda que puede derivar en dolores de espalda o de rodilla. Otra postura común si se están alicatando paredes es de pie, realizando flexiones elevadas para llegar a zonas más altas.

Ninguna de estas posturas es cómoda, todas son forzadas y pueden generar en dolores musculares y contracturas. Para evitar estos daños es importante que el operario cambie de postura a menudo, use rodilleras si está de rodillas, cuñas si está de cuclillas y almohadillas adecuadas para las piernas.

Durante el trabajo

Es importante que el operario sea consciente de los movimientos que realiza, como por ejemplo evitar estirar el brazo más de lo necesario o forzar el cuello para llegar a lugares complicados. Lo ideal es que disponga de una plataforma, andamio o cualquier otro tipo de escalón que le permita llegar a estas zonas de más difícil acceso y evitar, así, daños musculares.

Evitar las repeticiones

La principal zona del cuerpo que sufre en el uso directo del mazo de goma es la muñeca. Aunque es difícil evitar repeticiones, el operario debe intentar alternar la tarea del uso del mazo de goma con otras tareas para no sobrecargar la muñeca. Este tipo de repeticiones causan daños en el túnel carpiano, una zona de la mano que causa graves dolores en la muñeca.

Existen mazos de goma que tienen el mango fabricado con una ligera inclinación, de 19º: esta inclinación permite que la muñeca tenga una mejor posición durante el trabajo, y, por lo tanto, ayuda a evitar lesiones.

Ahora ya conoces las características principales de un mazo de goma y las precauciones de uso que debes tener en cuenta antes de su elección para algún trabajo. ¿Conocías esta información? ¿Qué tipo de tarea necesitas realizar con el mazo de goma? ¡Cuéntanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *