¿Sabes cómo utilizar una Llave Grifa?

La llave grifa es una de las llaves más utilizadas, sobre todo por los fontaneros. Su tamaño, su versatilidad y la seguridad en el manejo son algunas características principales de esta herramienta. En el post de hoy descubriremos los aspectos esenciales de la llave grifa grande y qué precauciones debemos tener en cuenta en el momento de su uso.

 

Llave grifa grande: tipologías

 

La llave grifa grande, también llamada llave Stillson, es una llave ajustable que se usa principalmente para girar tubos, tuberías y, en definitiva, superficies redondeadas. La mandíbula de agarre de la llave grifa tiene unos dientes gracias a los cuales se adhiere perfectamente a la superficie sobre la que se tiene que trabajar.

 

En el mercado podrás encontrar varias medidas de llave grifa según el tamaño de su mango: 10, 12, 14, 16, 18, 24, 36 y 48 pulgadas. Estos son los tamaños estándar pero puedes encontrar algunos más pequeños o más grandes, ¡según lo que necesites!

 

Acerca de los materiales empleados en la fabricación de la llave grifa, lo habitual es que sea de acero fundido. No obstante, también podrás encontrar algunas de aluminio en el mercado (aluminio en el cuerpo, los dientes y la mandíbula siguen siendo de acero fundido).

 

El trabajo con tuberías de grandes diámetros son el lugar perfecto para probar las llaves grifas: es por ello que se han convertido en una herramienta imprescindible para los fontaneros.

 

 

Modos de uso y precauciones a tener en cuenta:

 

A continuación puedes leer algunos consejos de uso que pueden resultar muy útiles para el empleo y mantenimiento de la llave grifa grande:

 

  • Graduación: la llave grifa se ajusta a la superficie sobre la que debe trabajar. El usuario deberá graduar la mandíbula de la llave para un ajuste correcto.
    Ajuste: si el usuario quiere apretar una tuerca, debe girar la llave en el sentido de las agujas del reloj. Si quiere soltarla, girará en el sentido contrario.
  • Limpieza: es importante que tanto las manos del usuario como la propia herramienta no estén manchadas de grasa, aceite o cualquier otro tipo de fluido que pueda impedir su uso correcto.
  • Mantenimiento: los dientes y la mandíbula de la llave deben estar correctamente engrasadas para un uso fluido de la misma.

En lo que se refiere a la seguridad, es importante tener en cuenta algunas precauciones de cara a un uso con totalmente seguro:

  • La persona que use esta llave debe tener precaución de no meter accidentalmente los dedos en la mandíbula de la herramienta mientras ésta está apretándose.
  • Un error que parece obvio pero que ocurre más a menudo de lo que parece es el uso de cada herramienta dirigido al empleo al que va dedicada y no a otro; por ejemplo, es importante no usar la llave grifa como martillo ya que puede resultar peligroso.
  • La llave grifa, como hemos mencionado anteriormente, es de acero fundido y no lleva ninguna capa aislante, son completamente metálicas. Este es un hecho importante a tener en cuenta para quienes trabajen con electricidad.

 

¡Espero que el post te haya parecido interesante y sobre todo que te haya sido útil!

 

Fuente: Bextok

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *